Las apuestas han existido desde hace mucho tiempo y han sido protagonistas de historias realmente fuera de serie. Algunas personas han hecho apuestas realmente extrañas y alocadas, conócelas a continuación.

  • En los años 60 un hombre llamado David Threlfall apostó que el hombre llegaría a la luna antes de los siguientes 7 años. En ese momento fue considerado un loco y por ello le ofrecieron una cuota de 1000:1, nadie imaginó que pocos años más tarde eso realmente sucedería. El visionario hombre obtuvo más de 10 mil libras y adquirió un auto deportivo, pero falleció en un accidente al volante.
  • En el año 1914 un diputado inglés llamado Horatio Bottomley adquirió los 6 caballos que correrían en una carrera. El hombre utilizó sobornos para que los jockeys hicieran su llegada en un orden preestablecido e invirtió la mayor parte de su dinero en la apuesta por ese resultado. Sin embargo, la niebla evitó que se pudiera decidir un ganador y la carrera fue declarada nula, así que perdió todo su dinero.
  • Matthew Webb fue el primer hombre que cruzó el Canal de la Mancha nadando, en 1875. Años más tarde quiso cruzar nadando las Cataratas del Niágara, apostando 10.000 dólares a ello, sin embargo 10 minutos después se ahogó en un remolino. 
  • Matthew Dumbrell alcanzó la fama por haber apostado a un precio de 1.000.000 a 1 que el mundo acabaría en el año 2000. Como si fuera poco, olvidó indicar quién haría el pago de la apuesta o quién sería el beneficiario. 
  • Peter Edwards tenía total seguridad de que su nieto Harry Wilson sería jugador en la selección galesa. Aun era un niño pero decidió apostar por ello, invirtiendo menos de 60 euros. Después de 14 años su nieto llegó al Gales con apenas 16 años y el orgulloso abuelo ganó 150.000 euros. 
  • Ashley Revel es un hombre que vendió todas y cada una de sus pertenencias, su ropa, libros, casa, coche y demás, recaudando un total de 135.000 dólares. Con ello viajó a Las Vegas con la firme decisión de apostar todo en una ronda de ruleta, a una sola bola roja. Lo sorprendente es que la suerte le sonrió y el resultado fue positivo, aumentando su dinero, incluso le dio al croupier una propina de 600 dólares. 
  • Un rapero llamado John “Fatboy” Powell hizo una apuesta de 5 dólares durante una fiesta, a que era capaz de recibir un puñetazo de alguna de las mujeres que estaban allí presentes. Una chica aceptó y luego de recibir el golpe, respondió que buen trabajo y falleció cayendo al suelo. Al parecer una arteria de su cuello reventó con el impacto y la joven fue redimida durante el juicio. 

Sin duda, el mundo de las apuestas está lleno de historias realmente increíbles y sorprendentes. Pero aun mejores son todas las historias de personas que han ganado fantásticos premios, muchos de ellos han utilizado los códigos promocionales de casas de apuestas, conviene jugar y aprovechas las facilidades que representa.