¿Será que dejo mi trabajo?

Son muchas las razones que la persona tiene para dejar su trabajo, porque lo que gana no le alcanza y tiene una familia que mantener, la motivación que se tiene acerca de que necesita reflexionar sobre si se tienen las habilidades para manejarse trabajando por cuenta propia efectivamente.

La experiencia, de tantos años en una empresa o institución pública debidamente estructurada, como tal tiene sus ventajas, el sistema tradicional y los recursos recibidos como sueldo y las oportunidades de realizar cursos relacionados con su profesión lo han ayudado a prepararse a que su carrera y formación profesional siga avanzando hasta alcanzar otros niveles, recibir quincenal o mensualmente un sueldo o salario fijo con sus beneficios, bonos y utilidades hacen peso porque de eso es que ha vivido toda su vida.

Este empleado o gerente se siente mediocre de pronto, piensa que lo ha tirado todo por la borda, pero allí está el reto, ser su propio jefe implica muchas cosas, entre otras tener más trabajo, lo importante es dar el primer paso exigiéndose así mismo claridad, energía y mucha autodisciplina.

La motivación para tener un trabajo independiente es interesante, no se puede pensar que quiere escapar del trabajo que tiene, por el contrario, la persona debe tener la capacidad de sentirse motivada para emprender un nuevo proyecto de vida.

Ser su propio jefe no implica sólo no dejar el trabajo anterior con sentimiento y nostalgia por lo que quedó atrás.  Es la hora de actuar, llegó el momento y no hay que desperdiciarlo, porque como persona independiente va a tener la oportunidad de generar su propio dinero y hacer uso de su talento profesional y experiencia acumulada durante tantos años.

Se tiene en mente una o varias ideas que lo inspiran, debe centrarse en una para elaborar su propio proyecto de empresa, ser muy positivo.  Si se logra consolidar como es seguro todos estos aspectos pueden tener la seguridad que va a encontrar la energía y el compromiso personal para salir adelante y con éxito.

Aquellos que dejan un trabajo fijo para establecer su propio negocio en el extranjero, es recomendable que lo piense muy bien por la adaptación a la cultura del país que elija y a un nuevo y diferente estilo de vida, a los recursos que va a invertir no los eche en saco roto sobre los aspectos legales y administrativos de ese país que implica poner un negocio en el extranjero.

Estar de vacaciones es muy distinto a vivir y trabajar en otro país, antes de que se arriesgue asesórese para no fracasar e infórmese con otras personas que ya están establecidas en otro país, así como también con especialistas en este tipo de negociaciones las cuales son de alto riesgo.

No se deje pintar pajaritos escuche, aprenda de lo que escuche y hable poco, sobre todo con personas que se tildan de ser especialistas en negocios, no comprometa su inversión, arranque sólo y el éxito llegará también sólo.

Hay personas que se dejan embaucar, venden todo lo que tienen y se van a otro país a volverse ricos  con la esperanza de progresar y logar su bienestar y el de su familia, luego que en su intención por hacerse rico de la noche a la mañana regresan más pobres de lo que eran en su propio país .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies